¡ES EL RELATO, ESTÚPIDOS….EL RELATO!

Facebook
Twitter
LinkedIn

 

¡ ES EL RELATO, ESTÚPIDOS…EL RELATO !

 

El 21-D ya es historia. Las elecciones autonómicas catalanas más esperadas en la historia de esta comunidad autónoma y que figurarán, sin duda, entre las más reñidas de cuantas han sido celebradas en los casi cuarenta años de democracia en España, nos han dejado un resultado sorprendente… y endiablado. 70 escaños para los soberanistas, 57 para los ‘constitucionalistas’… y 8 para los ‘comunes’.

 

D8F4C205-924E-4828-8007-3E8DA650578E.jpeg

 

Arrimadas: venció, pero no gobernará
——————————————————

El primer titular que podemos extraer es obvio, casi ‘de primero de columpios’ en análisis político: Ciudadanos y su líder, Inés Arrimadas, son los grandes triunfadores de la noche. Obtienen la victoria en número de votos y también en número de escaños. Esto último estaba casi ‘cantado’. Lo anterior, no tanto. Pero 1.098.376 sufragios así lo establecen, de manera inapelable. 37 escaños son un hito histórico para una formación que nació hace algo más de una década, de una forma casi marginal y sin apenas espacio político en una Cataluña dominada por el nacionalismo obligatorio y burgués pero que, elección tras elección, primero merced al coraje y al liderazgo de Albert Rivera y más tarde gracias a Inés Arrimadas, ha ido doblando su representación.
La de Ciudadanos es, eso sí, una victoria agridulce. Han ganado, pero no gobernarán.

Junts per Catalunya, la última ‘marca’ del fugado Carles Puigdemont, heredera de los restos de aquella Convergencia que en tiempos no tan lejanos, con Jordi Pujol como gran padrino, llegó a ser dueña de Cataluña, se queda con 936.196 votos y 34 escaños. Esta es, guste o no guste, y de forma inesperada, la otra gran sorpresa de la noche. Si dentro del bloque independentista parecía muy claro hasta hace algunas semanas que la ERC del encarcelado Junqueras superaría ampliamente a sus exsocios de Gobierno, al final no ha sido así. La huida del expresident ha sido rentabilizada de forma magistral. La huida a Bruselas ha ganado la carcel de Estremera. Una vez más vemos aquí la importancia de comunicar bien, de crear un relato emocional, por irreal falso y absurdo que parezca, que movilice a los propios… aunque mueva a la indignación o a la risa a los ajenos. Carles Puigdemont y su jefa de campaña, Elsa Artadi, ¡ojo a este nombre en adelante!, han llegado con su discurso, sus gestos y sus palabras, al corazón y a la emoción de casi un millón de catalanes, como acabo de decir. Han convertido el ideario nacionalista, por absurdo que pueda parecer en la Europa y en el mundo del siglo XXI en toda una ‘religión’, en la que el líder -Puigdemont- es presentado como un mártir o casi como un ‘Moisés’ redivivo que guía a su pueblo, frente a todas las dificultades posibles y a la tiranía del faraón que en este caso representarían Mariano Rajoy y la ‘opresión’ del Estado español, a la tierra prometida.Esta mañana muchos vuelven a gritar: “Ha ganado el populismo”. Pero la pregunta, a los grandes derrotados de la noche es: ¿Habéis creado un contrarelato que pudiera ser ganador? Veremos si ese relato convence a las empresas para ser ‘generosas’ y volver a Cataluña. Ahora insistirán los independentistas, con más fuerza que nunca, en que ha sido ‘Madrid’ quien ha presionado al gran capital para irse. 3096 empresas ya lo han hecho. El resultado de las elecciones no dice que muchos catalanes NO le han tenido miedo a la posible, potencial ruina económica de Cataluña.

Ha sido tan ganadora la campaña de Puigdemont que contra todo pronóstico, la marca del destituido president supera a la ERC de un encarcelado Oriol Junqueras y una, dejémoslo en ‘pintoresca’, Marta Rovira. Un exvicepresident de la Generalitat que algo se debía oler habida cuenta que en la recta final de la campaña arremetió brutalmente -insólito en exsocios de Gobierno- contra su antiguo jefe, tildándole de cobarde por haber huido mientras que él y unos pocos se habían quedado en suelo español, arrostrando las consecuencias penales. Al final, 32 representantes. Magro balance para quienes se las prometían tan felices.

Qué decir de los antisistema de la CUP. Pierden más de la mitad de su representación pero obtienen 4 escaños que valen su peso en oro, porque completan el bloque soberanista hasta los 70 representantes. Veremos si cumplen con su amenaza de boicotear la legislatura, o dejar de ir al Parlament si no se vuelve de nuevo a la vía de proclamación unilateral de la misma virtual República catalana independiente de hace dos meses. Escaños que pueden poner de rodillas a todos los demás y que convierten a los ‘Comunes’, en irrelevantes. La marca de Pablo Iglesias en Cataluña queda en tierra de nadie; no había más que ver las caras de Xavier Domenech y Ada Colau. Obtuvieron los ocho escaños pronosticados por las encuestas pero no serán decisivos para un bloque independentista, como acabamos de explicar.

¿Un president encarcelado? Podría ser…
————————————————————

Cuidado, porque no todo es tan ‘sencillo’ como acabamos de esbozar. Hay que ver si los ‘cinco de Bruselas’ recogen su acta, que pueden hacerlo aunque sea por poderes y adquieren por tanto su condición de diputados. Lo serían, sí, pero no podrían venir a votar porque serían detenidos inmediatamente. Pueden dejar ‘correr’ la lista’ y entonces el juego de bloques no se vería alterado. Está por ver. Aclaremos también que Puigdemont podría llegar a ser investido president, incluso a distancia y a pesar de que en cuanto pise territorio español sería conducido a presencia del juez Pablo Llarena. En España ya hubo un precedente con el preso Juan Carlos Yoldi, procesado por su pertenencia a un comando etarra, que en 1985 fue presentado por Herri Batasuna como candidato a Lehendakari. La Guardia Civil le condujo al Parlamento de Vitoria y luego le devolvió a la cárcel.
Sería un símbolo más; un president en prisión que acabaría nombrando una suerte de ‘primera ministra’: la ya famosa Elsa Artadi. número dos de su lista. Pero para eso Puigdemont tiene que volver, claro. Y eso no parece tampoco probable por el momento.

 

Los socialistas de Miquel Iceta han obtenido un mal resultado. Sin ambages. Ganan un escaño que no vale absolutamente para nada. Ni para ellos ni para el mal llamado bloque constitucionalista. Tiempo tendrán también los ‘cabezas de huevo’ del PSC en la calle Nicaragua y los del PSOE en la madrileña calle de Ferraz de analizar qué ha pasado. Propuestas estrambóticas como la de indultar a quienes los independentistas exhiben como presos políticos o la propia ‘transversalidad’ de la que ha hecho gala Miquel Iceta, como hombre ‘bueno’ de de consenso, no han sido entendidas en una sociedad tan fracturada y polarizada. A la vista está. Su búsqueda de la trasversalidad se ha visto como ambigüedad y esto en política NUNCA es mensaje ganador. Tiempo de reflexión para Iceta y para Pedro Sánchez.

El PP se hunde: ¡vae victis!
——————————————-

El PP se hunde de manera irremisible. Pasa de once escaños… ¡a tres!, y se queda con apenas 184.000 votos de un censo de cinco millones y medio de catalanes. Tiempo habrá para analizar como el partido que sustenta el Gobierno de España se ha convertido en la séptima fuerza política en Cataluña. Y algo aún más humillante: por perder, pierde hasta el derecho a formar grupo parlamentario propio y tendrá que sentarse en el ‘gallinero’ en que siempre suele convertirse el grupo mixto de cualquier parlamento… con la CUP. Va a ser digna de ver la foto de García Albiol y los suyos con los ‘agro-indepes-anticapis’ cuya última perla de hace unos días fue su intención de boicotear la legislatura. Risible, si no fuera para llorar…

Mal panorama para Mariano Rajoy, que se volcó en los últimos días a tope con su candidato. Serán legión ahora los que desde dentro le pasen la factura y quienes lo más suave que digan sea que Albiol se ha llevado una patada en su trasero cuyo auténtico destinatario era Rajoy. El mismo Rajoy que, con coraje, aplicó finalmente el 155 sin temblarle el pulso, pero que durante años ha procrastinado en exceso la bomba de relojería que se venía fraguando desde 2012. Y que no supo cortar por lo sano aquel primer conato-pantomima de plebiscito de noviembre de 2014. De aquellos polvos vienen estos lodos, y si alguien le hubiera jurado hace unos años a los ‘mandamases’ de Génova que un grupo de jovencitos, cuyo líder hacía campaña desnudo, como su madre le echó a este mundo, les acabaría sacando … ¡34 escaños en el Parlament! las carcajadas se hubieran oído desde el Cabo de Gata hasta Finisterre, pasando por La Junquera.

Veremos a ver si ahora el presidente del Gobierno puede cumplir su compromiso de agotar la legislatura hasta el 2020 y si no se desatan en algunos pasillos ‘genoveses’ unas ciertas ansias de revancha contra el ‘Comandante en Jefe’ por haber convocado unas elecciones tan pronto, recién aplicado el 155, en lo que se ha revelado como un enorme error de cálculo. Algo muy raro en Rajoy, que es maestro en el manejo de los ‘tempos’, pero así ha sido.

¡Es el relato… estúpidos!
———————————

No es un insulto, no… la frase es, como se sabe, de James Carville, asesor de Bill Clinton en 1992 y contribuyó a impulsar al entonces gobernador de Arkansas a la Casa Blanca, pasando por encima de su contrincante republicano, George Bush padre.

El PP en particular y el constitucionalismo en general, incluyo al PSOE en mi invectiva, recogen ahora los frutos de una dejación letal para la Nación española en la que han incurrido TODOS sus Gobiernos desde Felipe González: darle al nacionalismo todo lo que quería, pensando que así contentarían al dragón. Craso error. La cesión de la educación, dejando germinar el odio  lo español en las futuras generaciones, la ceguera de no modificar la Ley Electoral, supliendo las distintas mayorías minoritarias de gobiernos de ambo signo con los apoyos puntuales de las minorías vasca y sobre todo catalana, la falta de un relato ilusionante, fiándolo todo al mero hecho de que España es la nación más antigua de Europa, con seis siglos a sus espaldas y permitiendo que los nacionalistas inventaran una historia tan falsa e irreal como sugerente, y el abandono de esa gran mayoría silenciosa que durante años ha vivido aplastada en Cataluña por la vota del nacionalismo obligatorio, han colocado, al PP en la irrelevancia y al PSC en una posición estéril. Ciudadanos ‘ha hecho sus deberes’ y bien podemos decir que hoy, con su inapelable triunfo, ha nacido una estrella: Inés Arrimadas, que tal vez dentro de no demasiados años llegue a ser muy importante en la política nacional. La pena es que no podrá gobernar.

 

EUPREPIO PADULA

Presidente de Padula&Partners. Experto en liderazgo político y empresarial. Colaborador de diferentes medios de comunicación.

ÚLTIMAS NOTICIAS

REDES

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
Cerrar menú
A %d blogueros les gusta esto: