RUSIA: ‘QUÉDATE EN EL ARMARIO, QUE ES MEJOR’

Facebook
Twitter
LinkedIn

Rusia: ‘quédate en el armario, que es mejor’.

EUPREPIO PADULA

-Buenas tardes, ¿qué tal? ¿Prefieren una cama de matrimonio o camas separadas? -La pregunta no sorprendería a nadie si estuviéramos en España. Sin embargo, cuando viene de María, la recepcionista de nuestro hotel en Moscú, la cosa cambia… y mucho

IMG_2456.JPG

En Rusia, no es un problema dormir con una persona del mismo sexo. En realidad, en esto los rusos parecen ser bastante tolerantes. Lo importante es que mantengas la boca cerrada y que nadie, ni en tu entorno más cercano, en tu trabajo o en tu círculo social lo sepa. O si lo sabe, que sea tan discreto como tú mismo… ¡Quédate en el armario y todo irá bien!

Putin: ese gran cínico.

El mismísimo Vladimir Putin, ‘Zar’ de la Federación Rusa, que no ha ocultado nunca su admiración por todo símbolo de virilidad al más puro estilo mussoliniano, insiste a menudo en que si se votara para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, él no tendría problema alguno en mostrarse a favor. Probablemente lo dice porque sabe que la Duma jamás lo hará, y si lo hace, las posibilidades de que la mayoría de los parlamentarios estén a favor serán tendentes a cero.

IMG_2458.JPG

Aún más, Putin sabe que el noventa por ciento de la población rusa está también completamente en contra. Pero en estas tierras, en las que me encuentro en estos días, lo que substancial, lo que está realmente mal visto, es enarbolar bandera política acerca de la homosexualidad, hacer propaganda, demostrar admiración por algo que se considera un ‘problema’, una ‘vergüenza’, ‘una lacra insoportable’… algo que ocultar. Tal cual si fuera un estigma o una enfermedad contagiosa. Manifestarse en la calle en pro de la igualdad o mostrarse como se es auténticamente equivale de inmediato a ser objeto de una multa o una sanción económica, además de ser candidato a sufrir una catarata de insultos o vejaciones públicas. ¡Si, se puede ser gay o lesbiana! La televisión, el teatro o el ballet están llenos de artistas clara y declaradamente homosexuales, pero no es bueno ni recomendable reivindicarlo en público, hacer apología de la homosexualidad o hablar de ello en los colegios, las universidades, en conferencias, en debates o hacer manifestaciones y menos protestas. Todo en tu casa, intramuros y con mucho cuidado. En la calle reina un miedo total hacía cualquier tipo de movimiento social que tenga que ver con la homosexualidad. Está completamente prohibido. Los artistas NO pueden libremente expresar sus emociones ni enarbolar símbolo gay alguno.

El arco iris no puede salir en Rusia.

IMG_2459.JPG

Moscú y San Petersburgo son ciudades repletas de locales, bares y discotecas para homosexuales. Las tiendas y los ya casi incontables millonarios que viven en Moscú adoran –literalmente- a los diseñadores de moda gays y gastan ingentes cantidades de dinero en comprar su ropa… pero eso sí, que no se diga que son homosexuales y que en sus camisetas y ropa no haya ningún tipo de referencia al colectivo LGTB o a la bandera del arco iris.

La oposición parlamentaria se encuentra, en este caso, completamente alineada con Putin. Por increíble que parezca, el propio Partido Comunista propuso que ‘salir del armario’ fuera penado por la ley. Tal pareciera que Rusia, en esto como en otras cuestiones, viviera aún en pleno siglo XIX. Lo trágico es que no es una mera apariencia. Es la realidad.

El 11 de junio de 2013, fue promulgada en Rusia una ley contra la propaganda homosexual que condena la difusión de cualquier tipo de promoción de la homosexualidad dirigida a menores, castigando esta con fuertes multas o penas de prisión. Se trata de una legislación que prohíbe la normalización entre los menores de las ‘relaciones sexuales no tradicionales’.

Público oprobio, persecución… ¡y hasta cacerías!

Una encuesta del Centro Levada, revela que más del 37 por ciento de los rusos ven la homosexualidad como una ‘desviación’. Muchos activistas que han luchado durante años por el reconocimiento de los derechos del colectivo LGTB, últimamente, han decidido abandonar el país tras admitir que no hay demasiadas posibilidades de que las cosas cambien a corto plazo.

IMG_2461.PNG

Esa ley contra la propaganda gay a la que acabamos de referirnos, ha disparado los episodios de violencia contra los homosexuales. No hay una contabilidad general y oficial de agresiones. Lo que si está claro es que son muchas y la población y las autoridades no hacen nada para que se acabe esta barbarie.

La postura institucional nunca negada es clara: ser gay o lesbiana es una enfermedad y se tiene que luchar contra ello. Conforme al criterio de la mayoría, ser gay y pedófilo… ¡es una misma cosa! Como si de una enfermedad contagiosa se tratara, es mejor no tener cerca homosexuales. Todo esto lleva a todos los que aspiren a llevar una vida tranquila, o a quedarse bien encerrados en el armario, o a irse del país. Es tan arraigada esta posición general que incluso cuando un gay ruso, de los que están en el armario, viaja al extranjero y se encuentra con homosexuales que viven libremente su condición sexual, siguen usando su grotesco disfraz de ¡macho alpha! Incluso donde no deberían.

IMG_2462.JPG

La situación es muy grave en todas las grandes ciudades y casi insoportable en los pueblos y municipios más provincianos. En algunas de las repúblicas musulmanas, directamente se tortura y persigue a los homosexuales, promoviendo delitos de honor entre sus familiares. Chechenia y sus campos de concentración son una clara muestra del odio de la población contra los gays. El silencio de Putin al respecto y de la comunidad internacional no ayuda a normalizar la situación. Todos saben aquí que si Putin hablara con el criminal Ramzán Kadiróv, acabarían de forma inmediata las torturas, las detenciones y los homicidios. Pero no lo hace… ¿por qué? Kadiróv es amigo y enemigo de Putin. Con la excusa de mantener tranquilo el pueblo de nuevas rebeliones en búsqueda de la negada independencia este ‘pistolero’ está creando en Chechenia un segundo estado islámico. Un peligro enorme, quizás algo infravalorado por parte del ‘Zar’.

IMG_2407.JPG

Por terminar de exponer el asunto con total crudeza, las ‘cacerías’ de gays son habituales en numerosas ciudades. Hay grupos armados, que tienen como único objetivo la limpieza de gays y pedófilos. Buscan en las redes perfiles de personas que, por alguna razón, muestren algún tipo de señal que denote su homosexualidad. Luego los buscan, los torturan, los humillan y retransmiten atrocidades, semejando vergüenza en las redes para que valga de escarmiento general. Y todo, ante el silencio cómplice de la comunidad internacional.

Pero a María tampoco esta noche le importará con quien me acueste. No le interesa mucho mi orientación sexual. Pero, eso si, fuera del hotel, silencio y nada de ‘mariconadas’, abrazos, caricias….¡todo esto está mal visto!

EUPREPIO PADULA

EUPREPIO PADULA

Presidente de Padula&Partners. Experto en liderazgo político y empresarial. Colaborador de diferentes medios de comunicación.

ÚLTIMAS NOTICIAS

REDES

Compartir

Facebook
Twitter
LinkedIn
Cerrar menú
A %d blogueros les gusta esto: